Los mitos de la matanza Cholula.

De Tlaxcalteca a Tlaxcalteca

POR: Ing. Juan Carlos Sánchez García (SAGA)

Sin duda, las guerras sucedidas en México y en el mundo siempre son lamentables. Una vida de una persona no puede valer más que los intereses de los tantos megalómanos que lideraron en varias épocas.

Uno de los trágicos momentos que se vivió en nuestro territorio fue la Conquista de México y de Latinoamérica; los españoles, liderados por Hernán Cortés, invadieron, saquearon, destrozaron, acabaron con la cultura prehispánica y el misticismo de aquella época; humillaron a hombres y mujeres por igual, mataron a diestra y siniestra y, por último, se adueñaron de todo el territorio, entre otras atrocidades que es mejor no mencionar.

Haré una breve reseña de lo sucedido:

Durante el recorrido de los españoles, Hernán Cortés observó grandes conflictos entre diferentes pueblos contra el imperio de los aztecas o mexicas. Allí, vio una buena oportunidad para hacerse de aliados. Primeramente, atrajo a los totonacas. Después, se enfrentaría a nuestros antepasados, los guerreros tlaxcaltecas, quienes tenían diferencias con los aztecas y, así, volverlos sus nuevos aliados.

Los españoles junto con los aliados, obligados a hacerlo, se dirigieron hacía Cholula, la ciudad sagrada de Quetzalcóatl. En el camino, los mensajeros de Motecuhzoma Xocoyotzin o Moctezuma II, quien era el Huey Tlatoani de los mexicas en Tenochtitlán, los interceptaron para convencerlos de moverse a la ciudad de Cholula, recordando que ellos eran aliados de los aztecas, donde tendrían alojamiento y comida.

Muchos historiadores mencionan dos sucesos que marcaron la Matanza de Cholula: El primero de ellos fue cuando Cortés se enteró de que uno de los capitanes tlaxcaltecas, según era un familiar de Xicoténcatl “el joven”, se había aliado con los cholultecas para emboscar y derrotarlo a él y sus hombres.

El segundo, cuando los tlaxcaltecas mandaron a un embajador a Cholula para dar el aviso de la expedición de Cortés a su ciudad. Al cual torturaron y asesinaron. Dando una excusa para iniciar la futura batalla.

Posteriormente, sucedió otra escena trágica al igual que a los totonacas y los guerreros tlaxcaltecas. LLevándose a cabo el 18 de octubre de 1519: la Matanza de Cholula. Existe una gran polémica sobre las razones por las que se inició la masacre.

Mencionaré dos que considero las más importantes. La primera versión la describe el propio Cortés en sus Cartas de Relación, enviadas al rey Carlos V, junto con las crónicas de Bernal Díaz del Castillo. Mencionaron que se originó para evitar una emboscada planificada por los aztecas junto a sus aliados los cholultecas. Estos planes fueron revelados por Malintzin.

Los jefes cholultecas aseguraron que fueron incitados a obedecer las órdenes de Moctezuma para conspirar en contra de ellos. Finalizó cuando los líderes cholultecas pidieron paz y ofrecieron una alianza con Cortés.

La segunda versión es la del historiador Matthew Restall, escritor del libro Siete mitos de la conquista española, quien considera que esta escena tenía como propósito una demostración de fuerza hacia los diferentes grupos. Puesto que la razón de los tlaxcaltecas era atacar a la población de Cholula, ya que eran aliados de la Triple Alianza. Recordando que antes era una lucha entre diferentes grupos.

Les comenté lo siguiente para disipar la ignorancia y la intolerancia por parte de algunas personas. Principalmente, al diputado local de Puebla, José Juan Espinosa, por cierto de la coalición “Juntos Haremos Historia”, quien presentó la propuesta que pretende una acción legal, de un suceso de hace 501 años, para que el Gobierno de Tlaxcala reconozca que nuestros ancestros formaron parte de esa batalla.

Buscaré contactarlo para ofrecerle clases de historia gratuitas ya que a esos gobernantes no les gusta leer de historia. Recordándole que muchos aún tienen traumas históricos sobre la conquista y que eso no nos permite mejorar como país. Le recomendaré el libro de Juan Miguel Zunzunegui, Los mitos que nos dieron traumas.

Aseguraré que entienda que los actuales guerreros tlaxcaltecas no ofreceríamos disculpas y que mejor se dedicará a mejorar a Puebla desde su postura como legislador, ya que están gobernando de la fregada. Muy mal esos morenistas que están saqueando su estado sin necesidad de que los invadan.

Debemos entender que las culturas prehispánicas eran civilizaciones bárbaras y que las masacres siguieron después de la conquista de los españoles. Fruto del encuentro de dos mundos que, por cierto, fue frase acuñada por Miguel León Portilla, experto y reconocido en historia mexicana.

El fantasma de la conquista sigue presente, los actuales guerreros de tlaxcaltecas no son los mismos de hace 501 años. Todos somos tlaxcaltecas y debemos asegurarnos de mejorar juntos a Tlaxcala. Por ello, la necesidad de un guerrero que lidere a Tlaxcala el día de hoy es imprescindible.

Defenderé toda mi vida a las y los guerreros tlaxcaltecas. Porque todas y todos somos tlaxcaltecas. ¡Somos Cuna de la Nación!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s